La culpa es de la vaca

Obra de Jaime Lopera y Marta Bernal

La mariposa perdida

Dijo un niño: “Dios, habla conmigo”.

Y entonces una alondra del campo cantó, pero el niño no la escuchó.

El niño exclamó: “¡Dios, háblame!”

Y un trueno resonó por todo el cielo, pero el niño no lo escuchó.

El niño miró a su alrededor y dijo: “Dios, déjame mirarte”.

Y una estrella se iluminó, radiante, pero el niño no se dio cuenta.

Y el niño gritó de nuevo: “Dios, muéstrame un milagro”.

Y una vida nació de un huevo, pero el niño no lo notó.

Llorando desesperadamente, dijo: “Tócame, Dios, para saber que estás conmigo”.

Dios se inclinó y tocó al niño. Pero él se sacudió la mariposa.


Muchas veces las cosas que pasamos por alto son aquellas que hemos estado buscando.

___________

* “Dios, ¿eres real?” Tomado de Internet, 5 de noviembre de 2000.

Todos los datos disponibles en este sitio web están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported, excepto se exprese lo contrario.
La culpa es de la vaca, recopila, ordena y presenta datos disponibles en internet pero no garantiza la veracidad de los mismos.
Navegar por este sitio web implica la aceptación de nuestras políticas de uso y privacidad.
2012 - 2014, La culpa es de la vaca.