La culpa es de la vaca

Obra de Jaime Lopera y Marta Bernal

El águila que nunca fue

Un guerrero indio encontró un huevo de águila en el tope de una montaña, y lo puso junto con los huevos que iban a ser empollados por una gallina. Cuando el tiempo llegó, los pollitos salieron del cascarón, y el aguilucho también. Después de un tiempo, aprendió a cacarear al escarbar la tierra, a buscar lombrices y a subir a las ramas más bajas de los árboles, exactamente como todas las gallinas.

Su vida transcurrió en la conciencia de que era una gallina. Un día, ya vieja, el águila estaba mirando hacia arriba y tuvo una visión magnífica. Un pájaro majestuoso volaba en el cielo abierto como si no necesitase hacer el más mínimo esfuerzo. Impresionada, se volvió hacia la gallina más próxima y le preguntó:

—¿Qué pájaro es aquel?

La gallina miró hacia arriba y respondió:

—¡Ah! Es el águila dorada, reina de los cielos. Pero no pienses en ella: tú y yo somos de aquí abajo.

El águila no miró hacia arriba nunca más y murió en la conciencia de que era una gallina, pues así había sido tratada siempre.


¿Qué tal si trata de descubrir su águila interior?

___________

* Contribución de Daniel Molina, de Rotolatinos, 11 de noviembre de 2001.

Todos los datos disponibles en este sitio web están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported, excepto se exprese lo contrario.
La culpa es de la vaca, recopila, ordena y presenta datos disponibles en internet pero no garantiza la veracidad de los mismos.
Navegar por este sitio web implica la aceptación de nuestras políticas de uso y privacidad.
2012 - 2014, La culpa es de la vaca.